Jordan Whitfield / Unsplash

Por: Miladys Soto
@miladyssoto

El miedo y la inseguridad son algunos de los grandes obstáculos a la hora de emprender. Lo digo por experiencia.

Llevo seis años, ¡seis!, “gestando” un proyecto que no he concretado solo por miedo. Desde finales del año pasado comencé a meterle mano de una manera más real a mi proyecto, pero admito que he procastinado y dudado demasiado de una idea que se basa en lo que mejor sé hacer y en cómo me he ganado las habichuelas en los pasados nueve años: escribir.

Como periodista de Economía y Negocios, entrevisto a emprendedores constantemente, y el miedo siempre es un factor. Otro factor que he observado, el más importante, es que a pesar del miedo o la inseguridad se lanzan, aún cuando las circunstancias no son perfectas. Si se espera a que todo sea “perfecto” sencillamente no se hace nada. Puede que las circunstancias no sean las perfectas, pero el momento sí. Y si es así no hay nada que temer. Como siempre digo, peor es quedarse con el “what if”…

Esas son las conclusiones a las que he llegado estas semanas que he tenido la mente a millón, decidida a “parir” mi proyecto y otro negocio que tengo en mente. Tras conversar con una amiga emprendedora, entendí que debía instruirme más sobre lo que deseo hacer. Llevo años involucrada en la industria, pero nunca me lo apliqué personalmente. Y es que además de informarte lo más posible sobre el emprendimiento que deseas realizar, es necesario hablar de tus ideas con otros emprendedores. ¡Hace una diferencia brutal! Te amplía la mirada y te activa las neuronas.

En esa búsqueda encontré el podcast “Goal Digger”, de la experta en Mercadeo y fotógrafa estadounidense Jenna Kutcher. ¡Me voló la cabeza! Lleva desde 2016 con el podcast y tiene más de 200 episodios en los que habla de todo, miedos, situaciones personales, ideas concretas para emprender, errores comunes, así como entrevistas a personas que como tú que lees esto y como yo tuvieron ideas y ahora son mega exitosas con sus proyectos.

Cuando comencé a invertir mi tiempo en instruirme y prepararme como empresaria, me dio hasta vergüenza haber gastado 80 horas de mi vida que no regresarán jamás, ¡viendo una novela en Netflix! Sí, es necesario distraerse y eso, pero si pude sacar todas esas horas después de mi trabajo full time en una empresa de comunicaciones, pude utilizarlas para algo más productivo.

Así que si tienen una idea comiencen a educarse YA sobre cómo desarrollarla y el miedo déjenlo donde debe estar, que es en la gaveta.

Miladys Soto

Periodista y relacionista profesional con ocho años de experiencia. Adicta a los viajes, con la meta (y esperanza) de darle la vuelta al mundo. Fiel creyente de que la última la paga el diablo y que nadie te puede quitar lo bailao. Guilty pleasure: la pizza con piña.