Por: Iván Caraballo
@ivane91

Por mucho tiempo se viene hablando de la responsabilidad social-empresarial en las grandes compañías y las multinacionales, pero poco se discute de este concepto en la gastronomía, es decir, en los restaurantes, food trucks y otros establecimientos dirigidos a la venta de alimentos preparados.

¿Cómo la cocina puede ser una potente herramienta de cambio social? Partiendo de la pregunta, los restaurantes son, en efecto, los transformadores de alimentos que proporciona la naturaleza y ayudan a desarrollar la economía. Por consiguiente, tienen un rol importante de cuidar el medio ambiente y la sociedad a la que pertenecen. La gastronomía, además de ser una actividad que se encarga de la preparación de alimentos, tiene una estrecha relación con el cuidado de la salud, la biodiversidad y el desarrollo social.

La gastronomía social es aquella que cuida de los recursos esenciales que son insumos de todas las preparaciones, asumiendo la responsabilidad por las implicaciones de la producción de los alimentos. Este nuevo modelo social está atado a lo que hoy se conoce como responsabilidad social empresarial, donde los restaurantes están transformando su cocina en una nueva forma de gestión y de hacer negocios.

La cocina tiene el poder de mejorar la sociedad, contribuyendo en varios ámbitos: educación, salud, arte y ecología. Según expertos, cocinar en un restaurante afecta al mundo, comenzando por la explotación animal y de las riquezas, hasta la acumulación de desechos sólidos que afectan el medio ambiente. Los restaurantes y establecimientos de comida son parte del incremento de emisiones ocasionado por la contaminación, trayendo como consecuencia una crisis que amenaza al ecosistema y perjudica al desarrollo social y económico.

Aunque este sector genera gran fuente de ingresos en el mundo, es una de las principales generadoras de basura y de desperdicios de los recursos. Por esta y otras razones, el modelo de la gastronomía social es muy importante para analizar las medidas que lleva a cabo la industria de restaurantes y demás establecimientos para la conservación del medio ambiente, y así fomentar pequeños y medianos comercios más conscientes y responsables.

El tema de la gastronomía social se viene escuchando de las grandes cocinas en Europa. Pero desde hace poco más de diez años, este modelo comenzó a tomar fuerzas en Latinoamérica y el Caribe.

En Brasil, el cocinero David Hertz creó Gastromotiva, orientado a acercar a la cocina a personas en situaciones vulnerables como, por ejemplo, jóvenes de bajos recursos, presos o inmigrantes. Esta organización utiliza la cocina como una herramienta para promover la educación, el empleo y la generación de ingresos entre personas en situaciones vulnerables. Este movimiento ha beneficiado a más de 85 mil personas en Brasil, Salvador y México. Posteriormente, los alumnos se llevan lo aprendido a sus comunidades y discuten temas enfocados en una nutrición sana y la prevención de la obesidad infantil.

La gastronomía social abarca no tan solo a las organizaciones dirigidas a esos fines, sino también a los restaurantes en cuestión. En Argentina hay muchos restaurantes que han transformado sus negocios en oportunidades de desarrollo económico, social y cultural. Por ejemplo, Heladera Social es un restaurante de Argentina que lleva más de 15 años regalándoles comida a los indigentes. El local cuenta con una puerta de servicio donde dispone de todos los excedentes de comida que por algún motivo sobraron en el restaurante. Diariamente la heladera coloca en su puerta bandejas empaquetadas, a las que se les coloca la fecha de envasado. Los empleados son los responsables de clasificar la comida como sobra, sobrante o excedente, y determinar cuáles serán empaquetadas para colocarse en el restaurante social. Además, el local cuenta con una biblioteca rodante para este sector y han desarrollado otros proyectos sociales como ofrecer descuentos a los clientes que lleguen en bicicleta y otorgar donaciones a otros sectores desaventajados.

Esto son solo algunos de tantos ejemplos de nuevas tendencias que se están desarrollando alrededor del mundo bajo este modelo.

Es importante que los empresarios locales adopten este modelo, y aporten positivamente al medio ambiente y a la sociedad. Desarrollemos prácticas sostenibles y responsables a favor del medio ambiente. Estas acciones lograrán, sin duda, levantar tu negocio, aumentar la fidelidad de tus clientes y aportar tu granito de arena en la sociedad.

Más PELEA

👉🏽No quiero café, yo quiero mimosa

👉🏽El tiempo en un bar es limitado pero valioso

👉🏽¡Ay Fo! Gluten

Iván Caraballo

Estratega de comunicación, periodista y locutor. Amante de la buena mesa y la mixología. Le fascina combinar lo dulce con lo salado. Es el host del programa digital “Food Truck TV” y aunque está en pausa, no descarta continuar visitando lugares de comida para darlos a conocer a través de las plataformas sociales.