Foto:
@LaKarlaFigueroa

Me vino a la mente una frase celebre de la mitología griega: “Todos tenemos un talón”. Inmediatamente empecé a navegar la Internet y visité unas de las fuentes más palmarias del mundo que dice: “El Talón de Aquiles es el punto vulnerable o débil de un individuo o una cosa, cuando no tiene el dominio suficiente para controlar una determinada situación”. 

Ciertamente lo que hemos vivido como puertorriqueños en nuestro país es histórico, y ser parte de ello me hincha el corazón. Puerto Rico logró un precedente mundial que da cátedra de cómo se deben hacer las cosas certificando el gran dicho “En la unión esta la fuerza”… con orden, perseverancia y un mensaje claro.  Podríamos describirlo como un  “golpe de estado suave”, en una democracia de forma pacífica y convocando un colectivo representativo de diferentes generaciones que ha logrado que el mundo entero haga un #RickyRenuncia.

Sabemos que los golpes de estado son preparados con un plan estratégico y su principal tarea es que son 100 % violenta y súbita, que no necesariamente logran derrocar un gobierno. Pero la realidad es que el puertorriqueño no es violento, y no ha sido criado en un ambiente hostil. Somos serviciales, vacilones y expresivos, como leí recientemente ¡Nada rompe nuestro espíritu, nada! Y cuando nos unimos nos comemos el mundo.

De esas conversaciones analíticas, crítica y reflexivas que tuve recientemente con un colega ex atleta, me comentó que nuestro mindset está entrenado para empezar y terminar. Eso significa que el deporte nos añade esa “cosa” de  apasionarnos y perseverar, no importa si te caes te levantas porque tienes que completar el ciclo.

Lo dinámico de este comportamiento es que cuando ya no somos atletas continuamos disciplinados y bien competitivos como si tuviéramos un entrenador encima de nosotros diciendo: “Mientras no botes sangre sigue ahí!” o “Eso no sirve. Otra vez!” Estamos acostumbrados a aguantar presión. Ahora entiendo que el proceso de asimilación, en un escalón tan alto, sea tan difícil.

Aquiles fue un héroe de la mitología griega con una formación completa.  Era el centro de atención pero no estaba 100 % protegido porque su padre era mortal. Como Aquiles, nosotros los puertorriqueños sí tenemos nuestro talón y no somos inmortales.

Cuando leo sobre la historia de nuestra Isla es tan interesante cómo nos hemos desarrollados con los grandes intereses, lo estrujado de la clase media llevando la clase baja y una masa de gente mal acostumbrada al que le den todo el tiempo… como niños engreídos y lo exigen… porque así nos criaron. La realidad es que el Gobierno es un mecanismo de política cuya función es proveer servicios a la ciudadanía y no mantenerla. Como tampoco ser el centro de trabajo nacional donde los que está adentro son los únicos beneficiarios.

La razón por la que estamos como estamos es por nosotros mismos. Hemos sido resilientes por años porque cambian nuestras prioridades y olvidamos que nuestro talón de Aquiles está ahí vigente. Nuestro pueblo necesitaba un María para que realmente reconociera el valor de nuestras virtudes y recursos para levantarnos. ¡Y lo hicimos! Pero volvimos a olvidar. Ahora contundentemente como dice el refrán: “Nos dieron una cachetá para responder…despertamos y ¡volvimos a lograrlo!

Nuestro subconsciente sabe. Está en nuestro instinto y hay que luchar por ser mejores puertorriqueños cada vez más. Hago chinchorreo y visito puntos espectaculares de mi Isla. Luego viajo fuera y es inevitable comparar. Puerto Rico lo puede hacer mejor porque tiene el potencial.

Soy una terrible mujer de fe porque creo en la capacidad de la gente en progresar. Si no nos ayudamos, ¿quién nos va ayudar? El Chapulín no es de aquí, Superman está en las películas, y los comics son historietas de entretenimiento. Está únicamente en nosotros ayudarnos, y no esperar por otros. Ayuda a ese que decidió quedarse porque tiene la fe de que esto va a mejorar y está dispuesto a hacer lo que sea para prosperar.

Soy de todas las generaciones y doy un paso al frente para ver una gran oportunidad en este gran reto que ahora tenemos. Si hemos logrado bajar la criminalidad en más de 12 días superando la medalla de Mónica Puig en las Olimpiadas, podemos ser capaces de que nos dejen de etiquetar como un país tercer mundista.

Todos dicen que Puerto Rico es otro. Se equivocan. Siempre hemos sido un país con excelentes recursos y gente maravillosa, pero se nos olvida que nuestro talón no fue sumergido para ser bendecido. Recuerde: esto no ha terminado, pero mientras tanto, todo lo que necesitamos es respetar y ayudar al que se faja y está dispuesto a moverse, y en menos de lo que canta un gallo tendremos el país que siempre hemos soñado.

Zulyanille

Zulyanille, nombre complicado lo sé. Quiero ser la próxima JK Rowling. Hago ejercicios porque tengo una imagen que mantener pero degusto (suena fino) cervezas y pizzas. Mi mayor tesoro son mis hijas y esposo. Estudié producción para la televisión y cine porque me gusta el amor y la poesía, pero el trabajo ha sido algo miserable y la vida me llevo a convertirme en estratega del maravilloso mundo de las comunicaciones. Tengo un blog hace más de 10 años, "Chronicles of my Hats", visítalo a ver si le logro sacarle chavos.