Como Aquiles, nosotros los puertorrique帽os s铆 tenemos nuestro tal贸n y no somos inmortales.