Foto:
YouTube

COLORS SHOW: Este es el programa de YouTube que deben ver si aman la música diferente

Hace un tiempo descubrí el programa “COLORS”. Entré a YouTube a escuchar una canción de Nathy Peluso que me mandó La Karla, pero seguí escuchando canciones random, y terminé en el canal de COLORS. Me quedé pegá. Con cada video conocía a un artista increíblemente talentoso o talentosa, y que no era “famoso”.

Esa es la premisa del programa. Allí se enfrenta el artista solo con el micrófono, cada uno con un fondo de un color diferente. Nada más. No hay una mega producción, ni múltiples locaciones, solo el artista en el estudio. Algunos cantan sus propias canciones, otros hacen covers, pero todos con su estilo y dándole un toque de su personalidad artística.

El estudio está basado en Berlín, Alemania, y su objetivo principal es que la música debe ser universal y accesible para todos.

“COLORS es una plataforma de música estética, única, que muestra talentos excepcionales de todo el mundo, enfocada en la promoción de los nuevos artistas más distintivos y los sonidos originales. En el contexto de una escena cada vez más fragmentada y saturada, buscamos brindar claridad y calma, ofreciendo un escenario minimalista para destacar a los artistas y brindarles la oportunidad de presentar su música sin distracciones. Todos los colores, sin géneros”, expone la producción en su página web.

Cómo participar:

Los artistas que desean participar deben llenar una hoja de inscripción con toda su información, que incluye cuentas musicales (como Spotify o SoundCloud), cuentas de redes sociales y canciones recomendadas para interpretar en el show, entre otros datos.

La producción de COLORS especifica que, ante el alto volumen de solicitudes que reciben, se mantiene un banco de artistas para proyectos futuros. Estos arman una agenda mensual con diversas presentaciones.

A continuación, les mostramos algunos artistas:
Mahalia

Dennis Lloyd

Sinéad Harnett

James Vickery

IAMDDB

Haute

DEAN

Miladys Soto

Periodista y relacionista profesional con ocho años de experiencia. Adicta a los viajes, con la meta (y esperanza) de darle la vuelta al mundo. Fiel creyente de que la última la paga el diablo y que nadie te puede quitar lo bailao. Guilty pleasure: la pizza con piña.