Foto:
PELEA

Crack Baby Beats es una serie de cinco partes, en la que viajamos en el tiempo y exploramos la historia del Trap, subgénero que se está quedando con el mundo musical.

La escena musical de Atlanta estaba en crecimiento gracias a dos exponentes que llegaron al mainstream con una extensa colección de éxitos: Clifford “T.I.” Harris y Chris “Ludacris” Bridges. Ambos estaban en plena guerra lirical para determinar quién era el gran Rey de Atlanta. Pero bajo esta superficie pop-mainstream, en el underground, se estaba cocinando una guerra entre los Trap Lords originales del movimiento; una guerra que tenía consecuencias reales a diferencia que la de Luda y T.I.

Viendo la oportunidad de crear un imperio musical en Atlanta, Kevin “Coach K” Lee empezó su experimento con Patchwerk Studios y empezó a manejar a un rapero local que se hacía llamar Lil J, quien luego cambió su nombre a Young Jeezy.

Luego de que Young Jeezy lanzara Trap or Die y su debut álbum con Def Jam, Thug Motivation 101, el mundo se estaba dando cuenta de este sonido macabro que se estaba cocinando en el underground sureño. Con sencillos como “Soul Survivor” (junto a Akon) en su repertorio, estaba más que claro que Young Jeezy era el próximo en linea a explotar de la escena, por lo que era más que obvio que iban a usar a Young Jeezy para subir al próximo prospecto.

Xavier Dotson se muda al ATL desde el Bay Area (San Francisco/Oakland) con sueños de ser un productor de hip hop. Mientras estaba en la escuela de barbero y trabajaba para invertir en su equipo de producción, un compañero de clases conectado en la calle le presentó a un joven trapper que quería empezar su sueño de ser el Master P de Atlanta. El joven Radric Davis, que a lo mejor usted lo conoce como Gucci Mane, y su nuevo productor bautizado como Zaytoven (por su estilo de mezclar baterías 808’s y melodías de orquesta sinfónica), fundaron LaFlare Entertainment. Vendían discos en la calle, lo que logró que llegaran a los oídos de Coach K, y cae la idea de trabajar con Young Jeezy.

Con Gucci Mane afiliado a los Bloods y Young Jeezy con los Crips de BMF, se sabía que esta mezcla incitaba al desastre.

Gucci y Jeezy tenían similitudes: sus estilos de rapear era más como poesía hablada con voces tenebrosas que contaban el trauma y realidad del día a día en el trap. Los panas que murieron, las noches que tenían que automedicarse para dormir y las ganas de salir de una trampa que fue diseñada para comerse a jóvenes afroamericanos como ambos.

Así que se unieron por un momento. El sencillo producido por Zaytoven llamado “So Icy” fue la primera y última colaboración entre estos dos Trap Lords.

Un mal entendido de negocios, donde a Young Jeezy le prometieron usar el sencillo para su álbum pero se lo dieron a Gucci Mane para su álbum debut Trap House, le dio la luz verde a una guerra que llegó a extremos letales que no se veían desde Tupac y Biggie. Sin embargo, a diferencia de Pac y Biggie, estos dos hombres sí tenían un pie en el trap y el otro en la industria.

Young Jeezy empieza poniendo 10 mil dólares a la persona que asalte a Gucci y le robe su cadena, en la tiraera “Stay Strapped”:

“Matter of fact, real talk nigga, I got a bounty on that shit nigga, ten stacks
You know Jeezy ain’t fake nigga
I know that shit ain’t worth that much nigga, but Imma turn it back in nigga
Cause a nigga is embarrassing us, cuz
So if he come to ya town, you just happen to snatch that motherfucker off his
Neck or knock that motherfucker off his neck
When I come to your town – shoot it to me, Imma shoot you the ten stack man
So I can cremate that motherfucker”

• Gucci Mane responde con “Round One” empezando la canción con “That Nigga Jeezy, man, That nigga Jeezy Fake.”

Lo que pasó luego parece una serie de American Crime Story o Narcos. Una historia que ha llegado a niveles de leyenda urbana.

Una noche [alegadamente], Gucci Mane se fue con una mujer a un hotel, cuando en pleno acto sexual cuatro hombres con rifles tumbaron la puerta. El rapero, desnudo, agarró el arma de uno de los asaltantes, y empezó a desatar una ráfaga de furia ante los criminales, matando a uno de ellos. Montó a la mujer en el carro, la tiró del carro en medio de la autopista y enterró el cuerpo del difunto en los bosques de Atlanta. Luego las autoridad encontraron el cuerpo de Pookie Loc, un rapero/maliante firmado a la disquera de Young Jeezy, Corporate Thugz.

Gucci Mane se entregó a las autoridades con cargos de asesinato a primer grado pero salió libre al argumentar que fue defensa propia. Young Jeezy negó estar involucrado con el atentado y acusó a Gucci de fabricar la historia pa vender discos.

Luego de salir del caso, Gucci Mane le tira a Young Jeezy con “745”:

“I coulda been dead, but im still breathin’
Do I smell pussy? Naw that’s Jeezy!
You ain’t a snowman, you more like a snowflake
Cupcake cornflake, nigga you too fake”

Y en la tiraera “Truth”, Gucci cuca a Jeezy con la muerte de Pookie Loc:

“I think the nigga just mad cause I fucked his ex
And I’m a big dog, he got the lil’ boy complex
Go dig your partner up, nigga, bet he can’t say shit
And if you looking for the kid, I’ll be in Zone 6″

Gucci Mane llevó esto a niveles más profundo cuando se juntó con DJ Drama, uno de los colaboradores originales de Young Jeezy, para lanzar el legendario Gangsta Grillz, un episodio de los famosos mixtapes que llevaron al trap a niveles nacionales.

Hubo varias peleas entre los combos de ambos raperos. La relación entre DJ Drama y Young Jeezy se perjudicó. Young Jeezy jamás volvió a colaborar con Coach K, al punto de que Coach K no quiere hablar de lo que pasó en entrevistas. Gucci Mane, por su parte, pasó más tiempo entrando y saliendo de la cárcel que grabando. Pero dos cosas esta clara de esta historia:

Lo primero es que no queda duda de que la era de Young Jeezy vs Gucci Mane llevó el trap al mundo mainstream. Sus colaboraciones con diferentes productores y DJs le dieron el sonido al género, más este pleito de bajo mundo llamó la atención de los medios. Así que es imposible imaginar el trap sin la existencia de la guerra entre los Trap Lords de Atlanta.

Young Jeezy se convirtió en un empresario, líder de la comunidad y figura madura a lo largo de su carrera, lo que nos lleva a nuestro segundo punto.

Gucci Mane es el de facto Dios del Trap. Cada artista importante en la historia de esta cultura desde las nuevas leyendas como Migos, Young Thug, Future y 2 Chainz, superestrellas como Waka Flocka Flames y Rich the Kid, o estrellas locales como Young Scooter y Pee Wee Longway, todos han sido descubiertos, colaborado o bendecidos por Gucci Mane.

No es solamente el Trap Lord y Rey del Trap de Atlanta, sino que también es el creador de reyes, básicamente funcionando como la figura principal que todos tienen que impresionar; y los que no colaboraron con Gucci Mane, simplemente explotaron en su ausencia estando preso desde 2014 al 2016.

Pero cuando Gucci Mane volvió, el trap no era algo de Atlanta.

Ya el Hip Hop entero era el Trap.

En el próximo escrito analizamos los productores y artistas que le dieron el sonido que es hoy mundialmente reconocido y las bailarinas que le dieron el look que empujó la cultura a niveles de influencers.

LEE TAMBIÉN: Parte 1: Atlanta: Centro y corazón del trap

Jacqmi  Torres

Explicar mis temas es como establecer un "darker deeper criminal link". Trato de unir los deportes, el cine y la música con sus influencias culturales (pero mucho énfasis en el “trato”). Del Wakanda de Puerto Rico —aka Caguas— y lo demás, pues, es la isla. Viviendo como Globetrotter. Si me ves en tu ciudad, págate un round.