Foto:
PELEA

Por: Jacqmi Torres
@jacqmitorres

Sigo recordando el hype que existía en el mundo deportivo en el 2003. Yo era un chamaquito de elemental obsesionado con la NBA, jurando todo en nombre de Shaq, Iverson y Kobe Bryant. Pero todo lo que se veía en ESPN era sobre este muchacho de 17 años de Saint Vincent-Saint Mary High School en Akron, Ohio. En aquel entonces, Akron era un pueblito insignificante, mayormente poblado por la clase media baja y clase baja afroamericana del sector, y que hubiese gente pagando dinero para ver un juego de baloncesto de adolescentes sonaba como un chiste.

Hoy en día, Akron es sinónimo con ese niño. ¿Su nombre? Lebron James.

La expectativa era que Lebron James sería una estrella en el futuro de la NBA, pero Lebron destruyó toda expectativa que tenían sobre él. Cuando un niño de 17 años guiando una H2 por la calle con todos los ojos del mundo viendo su próxima movida termina siendo uno de los 5 principales en la conversación del GOAT del deporte, ahí te das cuentas que fue un job well done.

Talentos como el de Lebron James son generacionales. Stephen Curry es uno de ellos y, básicamente, es el blueprint del baloncesto moderno. Atletico, rápido, dominando el perímetro y con un arsenal de trucos que cualquiera diría que no es un baloncestista, sino David Blaine o David Copperfield. Un estilo de juego que ha influenciado hasta en la manera que los jefes construyen sus equipos, como por ejemplo los Phoenix Suns, Denver Nuggets y los Houston Rockets.

Cada cierto tiempo vemos el diamante escondido. Cada cierto tiempo vemos también a la estrella obvia porque brilla más que todas a su alrededor. De cuando en vez, caen los asteroides que amenazan con destruir el planeta. Ese es Zion Williamson.

El joven de North Carolina, Zion Williamson, parece que lleva siendo famoso toda la década. Llevamos viendo sus “hoop mixtapes” y sus highlights con el medio colegial ballislife desde que tiene 15 años. Esto es lo que pasa cuando se empiezan a hype estos nenes colegiales: esa generación pre-2003 (Kevin Garnett, Kobe Bryant, Tracy McGrady, Moses Malone) y la post-2003 (Lebron James, Dwight Howard, Lou Williams) subieron tanto las expectativas de lo que un adolescente NBA Ready tiene que ser, que ya esperamos el doble cuando vemos estos tipos de highlights.

El convenio colectivo del 2006, el cual prohibió a jugadores de escuela superior formar parte de la NBA, ha sido controversial ya que trajo la moda del“one and done”, que es cuando jugadores se integran a una institución universitaria solo por un año para ser elegidos en el NBA Draft.

Ahora estamos aquí: en la generación de Ballislife, highlights en Instagram y momentos virales de Twitter. Claramente, nuestro juicio lógico hacia el deporte ha cambiado porque no estamos constantemente viendo los esquemas del partido, sino estamos viendo lo cool e interesante. Pero eso es solo 30 % de la historia.

Zion Williamson se ha beneficiado totalmente de esta moda, gracias a sus donqueos super humanos y sus tapones bochornos que te hacen cuestionar las leyes de la gravedad. 6 pies 9 pulgadas. 280 libras de pura masa muscular, distribuido equivalentemente en su cuerpo. Un brinco vertical de ’48 y velocidad de un jugador de 100 libras menos. Zion es, básicamente, lo que pasará cuando los Avengers maten a Thanos, y Hulk necesite un nuevo hobby.

Lebron James mide 6’8 y pesa 245 libras, y después de 16 años de entrenamiento y condicionamiento profesional en la NBA, todavía no se compara con el cuerpo de Zion. Y señalar que tiene mejor BMI (Body Mass Index) que Khalil Mack y Shaquille O’neal, con la habilidad atlética que contiene, es simplemente ilógico.

Y si solamente fuese impresionante fisicamente pues uno puede ignorarlo, pero no. Su destreza deportiva es igual de impresionante.

“En séptimo grado”, dice el padre de Zion en un mini documental de Park Stories, “Zion media 5’11 con 125 libras, así que todos sus entrenadores lo mandaban a aprender a jugar como un Point Guard. Antes de que ese verano de séptimo a octavo terminara, ya había crecido a 6’4”.

Esto explica por qué Zion tiene cuerpo de centro pero juega isolation ball y tira jump shots con la zurda como un shooting guard, puede correr el fast break como un point guard y puede destruir a cualquier defensor que se le pare de frente como un Shaq de la vida. ¿Será esta la joya del deporte que tanto estábamos esperando?

Zion esta promediando 25.3 puntos por juego, 10.7 rebotes, 2.7 asistencias, 3 tapones y 0.7 robos en 82 % de tiro de campo y 33.3 % de tiros de tres. Todo esto con un solo turnover (error) por partido. Zion esta como comprar 2k19 y ponerle todo en 99 a tu jugador creado aunque tu no puedas ni echar la basura en el zafacón en vida real.

En el worst case scenario, Zion puede terminar siendo Greg Oden. Una leyenda mitológica en NCAA, se lastima y se muere su carrera sin haber empezado. En el escenario más seguro y promedio, Zion termina siendo un Blake Griffin/Chris Webber de la vida. Un tremendo forward estelar con estadísticas constantes y productivas pero nada fuera del planeta.

En el best case scenario, Zion Williamson reta los parámetros de la NBA como lo hicieron Lebron, Curry, Magic, Jordan y Wilt. Zion tiene toda la capacidad y potencial de ser, no solo el mejor jugador del planeta, no solo ser mejor de la historia, sino ser la persona que define lo que significa ser atleta para una generación entera. Como dijo Lebron, ser más que un atleta.

Pero lo mejor que podemos hacer es echarnos para atrás y gozarnos el Zion Williamson Show cada vez que Duke juegue. Porque es el mundo de Zion y nosotros vivimos dentro de él.

Por: Jacqmi Torres
@jacqmitorres

Más PELEA

👉🏽Becky Lynch es la única que importa

👉🏽Roman Reigns es el perro grande del patio

👉🏽Jon Jones: la sombra de la UFC

👉🏽El Síndrome Kanye West: Lo hemos visto antes

Jacqmi  Torres

Explicar mis temas es como establecer un "darker deeper criminal link". Trato de unir los deportes, el cine y la música con sus influencias culturales (pero mucho énfasis en el “trato”). Del Wakanda de Puerto Rico —aka Caguas— y lo demás, pues, es la isla. Viviendo como Globetrotter. Si me ves en tu ciudad, págate un round.